miércoles, 25 de mayo de 2016

La canción de “motoresponja”


Vive nun horrio, al lao dun pumar,
¡¡¡ motoresponja!!!!
Su cuerpo comeybebe y sin estallar
¡¡¡¡ motoresponja!!!!
Ye un buen amigo, ¿quiés algo más?
¡¡¡¡ motoresponja ¡!!!!!
Y como un rayu lu ves pedaliar
¡¡¡¡¡motoresponja!!!!!           
¡¡¡¡motoresponja, yaestá aquí ¡!!!!!

La vida discurría tranquila en fondo bikini. Motoresponja se levantaba de su casa en forma de piña saludaba a su mascota el caracol gary y sin perder tiempo iba a buscar a su amigo trasmitricio.
-Motoresponja: trasmitricio, vamos a hacer una ruta con los repechinos de fondo de bikini
-Trasmitricio: hola motoresponja, ¿tienes alguna idea?
-M: si, tenía ganas de ir a la montaña de coral de gorfolí.
-T: vale, voy corriendo
-M: no hombre, corriendo no, que vamos en bici, con los repechinos,
-T: ah, entonces no pongo chanclas, ¿no?
-M: tas muy mal trasmi.
-T: marchamos ya?
-M: no hombre, voy a llamar a mas repechinos.
Y así tras preparar su bebida isotónica de riojastar y un par de barritas energéticas de solomillo de ancas de rana en reducción al pedro ximenez motoresponja y trasmitricio fueron a buscar al resto de los compañeros. Llegaron a casa de willynardo y picaron al caracolfonillo.
-M: ¡¡ willynardo, baja que nos vamos de ruta ¡!
-W: yo paso motoresponja, seguro que llueve y me mojo
-M: willy, ¡¡¡¡que vivimos debajo del mar!!!!,No te enteras, estás mojado siempre, dejate de disculpas y coje la bici
-W: no lo veo claro, no va a venir nadie
-M: ya está aquí trasmitricio y a los demás ya les mandé un wasap con la marea de las cinco.
-W: vale, ya bajo. ( dios, no puedo ni descansar los domingos…..)
Y así estaba nuestro amigo motoresponja dando mas saltos de alegría que cuando se come una burguer-cachopo-burguer.
La siguiente parada fue en la impresora 3d gigante donde vivía yelarenitaquehay.
-M: ¡¡Yelarenita, baja que estamos aquí un montón de repechinos listos para la aventura!!
-Y: ¿un montón? ¿ya volviste a beber licor de sidrostar? O ¿estuviste al sol toda la mañana y se te reblandeció el cerebro?
-M: mira, está aquí willynardo, y trasmitricio, y ……. Y yo, y…….
-Y: vale vale, ya veo que somos un pelotón de los grandes .¿llamo a la guardia civil del mar para que nos vaya habriendo camino?
-M: no somos muchos, pero la fiesta y el cachondeo están asegurados.
-Y: eso si ye verdad, vale, cojo la bici y bajo.


Y así se reunieron nuestros amigos en la esquina de la calle del caballito de mar y la avenida de la medusa pitusa listos para pasar otro día entretenido dándole al pedal.
La ruta discurria sin prisa pero sin pausa .
-trasmi: ¿porqué corremos tanto?
-motores: ye cosa de willy
-willy: mis “mejilloncillos” corren peligro si llego tarde a casa
-yeloquehay: ¿que tienes comida familiar?
-willy: si, tenemos comilona para celebrar que el sporting sigue en la primera división.
-motores: willy, si tu sabes tanto de futbol como yo de dietas y bebidas light.
-trasmi: no se pa que corremos, ¿qué ye que nos van a pagar algo de dinero por llegar primero?. 

Y así nada mas sonar la palabra “dinero”, como por arte de magia recibimos la llamada del señor marcosgrejo.
-Marcosgrejo: ¿he oído algo de ganar dinero? Esperarme que estoy ahí en menos que rompe una ola contra la orilla.
Y así fue cual correcaminos levantando polvo a su estela, en unos minutos llegó el señor marcosgrejo al grupo de repechinos.
Ya todos juntos llegaron al embalse de trasona, caleya del cangrejo por aquí, senda de la ola rompiente por allá, y sin casi darse cuenta, nuestros amigos estaban en las primeras rampas del gorfolí.
Algunos “pros” que pasaban por allí, se ofrecieron a “bajar su ritmo” para que nuestros amigos les pudieran acompañar y no perderse en los miles de caminos del arrecife. Las carcajadas de nuestros amigos ante el orfrecimiento se oyeron en los siete mares. No, no, tirar vosotros a vuestro ritmo, ya nos veremos ( y antes de que os deis cuenta)
A medida que los metros “positivos” crecían en los “cuentas”, el camino empezaba a romperse cada vez mas.


El coral tapaba el suelo, las rocas estaban por todos los sitios, restos de caparazones de centollos y llámpares hacían peligrar la integridad de las ruedas, pero la pericia de nuestros compañeros hicieron que llegaran a la zona de las antenas sin ningún incidente.
El viento”gallegu” soplaba arriba, como si quisiera llevarse volando a quien se atreviera a asomar las narices fuera del abrigo de las casas de los radioaficionados.

Poniendo en riesgo su integridad física y desafiando al “nordestazu” que soplaba, nuestros amigos hicieron sus fotos de rigor y tras elegir ruta de vuelta, emprendieron la tan ansiada bajada hacia avilés.
-W:¿qué hora ye?
-M: tranki willy, que ye temprano
-T: yo creo que vamos bien por esta ruta, descargué yo ayer para mi gepesin la ultima actualización desde mejillones.com y no hay problema.



-Y: pues direis lo que querais, pero a mí, este camino no me suena nada y creo que vamos en dirección contraria a nuestra casa.
Y así, subiendo montañas submarinas, y bajando a las mas profundas fosas oceánicas nuestros amigos siguieron disfrutando de un día de compañerismo y buen rollo.

Tras mucho pedalear, el embalse de san Andrés de los mejillones apareció a su derecha, la ruta ya estaba casi finalizada, no habían tenido ningún problema técnico, los kilómetros y el desnivel positivo de sus gps eran los esperados, y así, los repechinos de fondo de bikini llegaron a sus casas, satisfechos y muy contentos.
Y colorín colorado, esta aventura de bob motoresponja se ha terminado.
Nos vemos en la próxima aventura de los repechinos :
 “en busca del bígaru de alta montaña”.
Un saludo a todos y hasta la próxima.    

                                                                                   willy

lunes, 9 de mayo de 2016

EL RELEVO

( COMO CANTABA JULIO IGLESIAS……
“UNOS QUE VIENEN, OTROS QUE SE VAN….”)

Se acabaron las vacaciones, tienen que acabar unas para que vengan otras.
Deja de ver tele basura.
Vamos, que a las 8 hay que levantarse. Por fin vamos a pedalear.
¿sera mejor que llueva?
Así tengo un día más para recuperar. ¡¡¡No!!!. Hay que salir sí o sí.
Bueno, vamos a ver si sale alguien mañana. La suerte está echada.
A las 9 pedaleando. ¿Estaré preparado?. Son muchos días sin dar un palo al agua, y aquí cualquier ruta es muy exigente.
Ya estamos todos juntos.
Veo a mis compañeros muy tranquilos.
O ¿soy yo el que está nervioso?. Empiezo a tragar saliva. Y más que trago cada vez que tomamos un desvío.
Uf, esta ruta la conozco. Hay dos opciones, una mala para mí y otra peor.
Pienso un poco y no sé cuál tomamos, si la más mala o la menos peor.
Lo llano se acaba. La grava también. Llega el hormigón. Eso no es buena señal. Para mí al menos. Se me acaban los piñones. Se me acaba la saliva.
Quiero beber, pero si suelto una mano,  me marco un “andariegu” seguro.
¡¡¡y eso ni hablar ¡!!!
La subida es larga, muuuuuy larga. Hay un pequeño respiro. ¡¡¡Que poco me ha durado!!!! Ya estamos otra vez trepando. Orbaya un poco. Hasta agradezco un poco de agua en la cara. Seguimos subiendo.
¿Qué hago yo aquí?. No tenía que haber venido. Estoy flojo y retraso a mis compañeros. Venga, un esfuerzo más. Ya queda poco para llegar al alto.
La cabeza me va a reventar. O a quemar, porque siento mucho calor.
Por fin llegamos arriba.
Al final no me sacaron tanto. Van muy despacio por mi culpa. No creí que llegara hasta aquí hoy. Mejor lo dejo aquí y otro día más.
Mis compañeros me animan.
¿Sigo hasta la próxima cuesta? Venga, pali pali y con calma. (y tanta calma.Un caracol me sonrió al adelantarme)
Estamos en medio del bosque.
La verdad es que asturias es única. Por más sitios que conozca, todos están bien, pero para unos días. Como nuestra tierrina no hay nada. ¡¡¡¡Si no tuviera tantas cuestas ¡!!!!....
Pues perdería su encanto.
Y si lloviera menos……
No sería tan verde y tan guapa.
Y si hubiera menos barro……
No disfrutaríamos tanto de la btt.
Ya estamos otra vez subiendo.
Estoy agotado. No. Estoy como una cabra, o mejor como un rebaño.
¿Qué hago aquí?
¿Qué tengo que demostrar?
¿Para qué estas panzadas subiendo cuestas?
¿Estoy bien de la cabeza?
¿Voy a ganar algo o a alguien?
Muchas preguntas rondan mi cabeza. Mis piernas no paran de pedalear. Solo tengo una respuesta. ¡¡¡¡¡Me lo paso bien!!!! Los compañeros siempre merecen la pena. Los paisajes siempre merecen la pena. Las rutas siempre merecen la pena. La bici siempre merece la pena.
Nunca seré alguien conocido,
Y menos por mis logros en el mundo del pedal.
¡¡¡¿Y qué?!!!!
Ya tengo un montón de “tacos”, y no tengo nada que demostrar.
Ni a nadie. Algunos días toca sufrir un poco, pero dentro de unos límites razonables.
Si la ruta se pone muy exigente, bajo el ritmo y a seguir disfrutando.
¡¡¡¡Dios, que cansado estoy ¡!!!!
Que rápido pierdo aquel “puntín” de forma que tenía. Hace un mes estaba muy contento, mírame ahora. No tengo fuerza ni para pedalear de pie.
Mis compañeros siempre van mejor. Bueno, siempre, siempre……
Cuando tienen un mal día, y yo uno bueno, me siento un héroe, solo por rodar junto a ellos. ¡¡¡Ir delante tiene que ser la ostia ¡!!!!
La ruta sigue.
¿Alguien se dio cuenta de que las rutas de bici, son siempre hacia arriba?
Da igual, el esfuerzo y las vistas siempre valen la pena. Me gusta ver el vaso medio lleno. De las rutas, solo recuerdo las cosas buenas.
¿Había muchas cuestas en la ruta de hoy? No sé, ya no me acuerdo de todo lo que subí. Solo las risas que nos echamos, y el buen rollo de la grupeta.
Ya estamos otra vez en lo alto de otro monte.
Toca llanear, y con suerte, hasta bajar. Ya volvemos a Gijón. ¡¡¡Qué lejos se ve la ciudad!!!! Al menos está más abajo que nosotros.
No te fíes,
Seguro que quedan un par de “falsos llanos” aún. Parece increíble, pero estoy más cansado.
Por la dirección que llevamos vamos a pisar de nuevo hormigón .Malo. Debo estar flipando, creo que voy un poco mejor. Me estoy “viniendo arriba”. ¿Desayuné colacao o red Bull?.
Mis amigos siguen ahí. Gasto hasta bromas. Hacemos alguna foto. Arreglamos el mundo. Hablamos de lo humano y lo divino. Las risas no faltan.
¡¡¡que buena ruta!!!
¡¡¡¡que buen día!!!!
¡¡¡¡que buena afición!!!!
¡¡¡¡¡que buena compañía ¡!!!!
Por unas horas,
No hay crisis,
No hay corrupción,
No hay elecciones,
No hay políticos,
No hay tele basura,
No hay problemas.
Solo yo y mi bici,
Mejor mi bici y yo.
Mis amigos y yo.
Faltan algunos, pero es como si estuvieran.
Disfrutaremos juntos la próxima ruta.
Eso seguro.
¿Se pude pedir más?

                                                              willy





domingo, 24 de abril de 2016

La Tuerba(pedreru)

Gijón-Providencia-Estaño-La Ñora-Quintueles-La Tuerba(pedreru)-Rovigo-Quintes-Arroes-La Olla-Alto del Infanzón-Gijón


martes, 29 de marzo de 2016

EL PRINCIPE BLUECANIEVES Y LOS SIETE REPECHINOS

En el país de Nunca Retrocederás, vivía un príncipe que era muy apreciado por sus súbditos, los Pelayinos.
Blue-Pelayín, era un ejemplo para todos, colaborador incansable en cualquier acontecimiento, buen compañero y gran ilustrador fotográfico de cualquier acontecimiento que mereciera ser compartido con los lectores de su blog.

El único defecto del príncipe Blue, era que quería ser el mejor de su reino y no paraba de preguntar a su espejo mágico :
-          Espejo espejito,
¿Quién es el más guapo y más fuerte, del mundo de los Pelayitos?.

El espejo, siempre temblando le decía :
-     El más fuerte es  Juanjo, el Caballero de la Alegre Batería, lo conoceréis por el dibujo de su maillot, una batería negra, con dos rayos en los bornes y una inscripción que pone “ 220 V” en su yelmo.

Cansado Blue de oir siempre lo mismo, decidió salir en su busca para que “solo pudiera quedar uno” en el Reino Pelayín.
Un día, decidió hacer una ruta en su bici por la cercana comarca de Villaviciosa.
Como el día estaba nublado, se perdió en medio del monte y cuando ya las fuerzas abandonaban sus piernas, encontró en un claro del bosque, una pequeña cabaña.
Entró a refugiarse y allí vio una gran perola con una fabada de impresión y unas sartenes con unos cachopos calentitos.

Entre el frió que traía y el agradable ambiente que allí había, no se lo pensó dos veces y se sirvió un buen platín de fabes y un par de cachopinos desaparecieron de la sartén.
Un par de botellines de Sidrostar y una cazuelina de arroz con leche también pasaron por su gaznate, y así, con el estómago lleno, buscó donde descansar y vio siete camitas listas para ser ocupadas y que parecían estar diciendo : “ acuéstate, acuéstate….”.
Y allí que se nos recostó el Blue y se quedó  “frito” en cinco minutos.
Los Repechinos, regresaban de su trabajo diario, buscar trialeras y rutas dignas de ser “asaltadas” y dejarlas listas para que fueran “cien por cien” ciclables.
Con sus trajes azules  sus cruces amarillas en el pecho y la espalda, y los picos y las palas en sus hombros venían cantando.
“ Aihó, aihó, a casa a descansar,
Y con nuestras bicis mañana,
Todos iremos a pedalear “.

La casa del bosque era la de los  7 Repechinos :
Yeloquehay ( enanito Bonachón)
Desdelpicu ( enanito Poeta)
Piragüas ( enanito Gigantón)
Trasmi (enanito Peleón )
Turonman ( enanito “tuercas”)
Playu ( enanito glotón)
Willy (enanito Gruñón)
Cuando los Repechinos entraron en su casa, Desdelpicu  dijo :
-          “¿Quién ha comido nuestra fabada, que ya estaba lista para ser saboreada?”
A lo que Trasmi respondió :
-          Seguro que el mismo que nos comió los cachopos, como lo coja le voy a “aplaudir efusivamente ambos lados de la cara “
-          Déjamelo a mí ( dijo Piragüas) , ya me encargo yo de juntarle la columna con el esternón, de una palmada en la espalda, pero desde el cariño, ¿eh?
-          No seáis malos (dijo Yeloquehay), seguro que era un alma descarriada  que tenía mucha hambre y necesitaba nuestra comida más que nosotros.
-          ¡¡¡Mierda!!!! Ya me veo yo pelando patatas otra vez para poder comer nosotros ( dijo Willy).


Cuando los Repechinos se callaron, escucharon unos ronquidos que pensaron que un oso había entrado a su casa a hibernar, pero nada más lejos de la realidad, era Blue-Pelayín , que roncaba a pierna suelta, todo espatarrado encima de las camas de nuestros “amigos azules del bosque”.
-Piragüas, despiértalo tú, dijo Willy, pero cógelo por los pies y asómalo por la ventana jejejejeje
-No seas burro Willy, es un ser humano y necesita todo nuestro cariño, dijo Yeloquehay.
- Aunque no sea nuestro hermano,
debemos echarle una mano, dijo Desdelpicu.

En medio de esta disputa, Blue-Pelayín se despertó, y preguntó :
-          ¿Quiénes sois vosotros?
-          Somos los 7 Repechinos, los duendes azules del bosque y la caleya.
-          Pero si solo estais 5.
-    Es que Turonman está en un cursillo de tunning de coches en León, y este fin de semana tiene el examen final, esperamos que haga una “preparación espectacular” del C4, Y el Playu tiene una “cata” de cachopos de tiburón-ballena en Tapia, y hoy tienen la degustación de los aperitivos.


En verdad somos muchos más pero son como los vampiros, tienen miedo a la luz y no se los ve mucho de día.

-    Necesito vuestra ayuda, tengo que hacer algo para superar a Juanjo el Voltios y ser el rey de los Pelayinos.
Bueno, la cosa va a estar complicada, pero si hacemos una ruta a la Virgen de Lugás, que es una prima cercana de San Repechín del Falso Llano, seguro, seguro que te echa una mano y tal vez lo consigas.
Eso, y que Piti, otro Repechín que “sabe bastante” de voltios y culombios le “dé un vistazo” al cargador de la bici de Juanjo, y tienes ganada la batalla en la próxima ruta que coincidáis.
Y así, fueron nuestros 6 amigos trialera para arriba, caleya para abajo, cruzando ríos, luchando contra el barro que frenaba sus ruedas y hacía desaparecer los zapatos a poco que había que poner pié a tierra.

Tras mil y un infortunios, tras desafiar a las hormigonadas cuestas de pueblos remotos y tras encomendarse al Divino para que guiara sus ruedas en las resbaladizas y embarradas bajadas, nuestros héroes llegaron al santuario de Nuestra Señora de Lugás.
Allí, fue coronado Blue I el Pelayín.
Fué una ceremonia sencilla, pero en la que había barro por todos los rincones.
¿Podrá Blue I el Pelayín destronar a Juanjo El Caballero de la Alegre Batería ?
Lo sabremos en cuanto se vuelvan a cruzar sus manillares en cualquier caleya.

Y allí estaremos los Repechinos  al acecho, escondidos tras un árbol, resguardados bajo una seta o camuflados entre el barro de una bañera de jabalí para contároslo.
Y sin más que contaros y tras otro baño de barro de todos los participantes, dimos por terminada nuestra aventura, y todos fuimos felices y comimos perdices.

(Bueno, muchas perdices no encontramos, debieron acabarlas para los entremeses del Playu).
Un saludo a todos, y nos vemos en lo más profundo del bosque, ehhhh, perdón, nos vemos en la trialera.


                                                                      WILLY

martes, 22 de marzo de 2016

EL DIA DEL BAUTIZO (¿QUÉ ES UN “BAUTIZO” SIN UNA BUENA RUTA DE AGUA Y BARRO?, PUES ALGO IMPENSABLE PARA UN REPECHÍN)

Hoy era el día, un día como otro cualquiera, gris, nublado, orbayando, la carretera mojada,….vamos, lo que se dice un día para hacer cualquier cosa menos ir a montar en bici.
Cualquier persona con “dos dedos de frente” bajaría al trastero y “haría rodillo”. Otros irían al gimnasio a la clase de spinning, y otros esperarían a “mañana”.
Pero los Repechinos, como andamos “mal del riego” y encima sin medicación, no nos lo pensamos dos veces y ……..¡¡¡a la caleya, que hace buen día!!!!.

-¿Que está “feo”?......Nada, seguro que en media hora mejora y asoma el sol.

-¿Que está orbayando?......Vá, seguro que ye una nube.

-¿Que el orbayu ya pasó a lluvia?...... Vá, ye una nube pasajera, allí al fondo en el monte se ve un rayín de sol, veréis como para enseguida, vamos para allá.

-¿Que habrá barro en la caleya?..... Nada, seguro que en cuanto subamos un par de trialeras ya salió el sol y ya está todo más seco.

Más o menos estos son los “razonamientos” de un Repechín, así que ya veis que a partir de estos pensamientos, se puede esperar cualquier cosa de estos “locuelos azules” que “apatrullan la caleya”.

Hoy, era un día “especial” para Angelo Motorini y para este “juntaletras”, hoy era el día del bautizo de nuestras “peques”.

Rendidos a la mayoría, cambiamos nuestras monturas por unas “ruedas grandes”.

Yo creo que ambos tuvimos la sensación que siente “el negro del whatsap”, y es que al mirar adelante, “te vienes arriba”, “viendo aquello negro y largo delante de tus piernas”.
Hago "chas" y aparezco a tu lado


Pero enseguida vuelves a la realidad y te das cuenta que es la rueda delantera. Como no podía ser de otra manera, Pelayo era fiel testigo de nuestra nueva aventura.  Tras un día de sol en que aprovechamos para “conocer” a nuestras nuevas compañeras de caleya y hacer algunos ajustes, hoy era el gran día. 



Hoy el “Espíritu Repechín”, volvió a la caleya. No hubo ni una duda, ni un comentario sobre el tiempo, ni una mirada al cielo, hoy se rodaba, o se rodaba. Para empezar nos hicimos “un Bekariu”, nuestro pequeño homenaje para que el Picu del Sol no se olvide de nuestro compañero, que aunque lleve una temporada “de baja”, enseguida nos volverá a deleitar con sus fotos desde la cima.


La niebla se podía cortar con un cuchillo, y no se veía ni para cantar, pero no había problema. 
-¿Dónde vamos?, ¿vamos hacia el bosque de Muño?
-Perfecto, tira.

Como la ley de Murphy siempre se cumple, y mas en las rutas Repechineras, lo que era orbayu, pasó a lluvia, y había que “avivar el ritmo” para que el frío que ya empezaba a llegar a nuestra piel, no llegara a calarnos hasta los huesos. La ruta debía de hacer las delicias a Piragüas, porque era un subir siempre a contracorriente contra el agua que bajaba por el camino.

Unos enormes charcos en la zona alta del bosque pusieron a prueba la talla de nuestras bicis ( si llegamos a llevar las “26”, tenemos que salir nadando seguro). En la bajada, una corcina salió a mirar nuestras bicis, y es que no era para menos. Barro ya tenían bastante, pero lo que le debío extrañar al animal fue la sonrisa y la cara de satisfacción que llevábamos.

-Estos dos ciclistas deben de estar locos, (pensó).
- ¡¡¡Ahh, no, son así, son Repechinos!!!! Ya hacía tiempo que no los veía yo por aquí.

Una bajada y una subida, una subida y otra subida, y estábamos a punto de subir a las antenas de Huerces. Lástima que la subida fuera por el asfalto, pero lo mejor era que volvíamos a ir “rio arriba”.  No nos importaba mucho el agua que soltaban nuestras ruedas, porque ya estábamos calados hasta los huesos por la lluvia y los charcos, y nuestros dientes ya llevaban “castañeteando” media hora.

Huerces y para abajo. ¡¡¡¡Dios cuánta agua tiran estas ruedas!!!!

Tuvimos que bajar con la boca cerrada, porque todo el agua de la carretera subía por un conducto secreto del cuadro hasta nuestra cara.

Una vez abajo hicimos nuestra buena obra del día, ayudando a un paisanín a poner el eslabón rápido en su cadena rota. Después, ya paseín por la senda hasta casa hablando de nuestras sensaciones y buscando una ducha caliente.
¿Cómo se puede volver a casa mojados, llenos de barro, sin sentir los dedos, escupiendo arenilla, mirando a ver si tienes ahí los pies, porque no los sientes y con una sonrisa de oreja a oreja?.
No se puede explicar, solo si eres un Repechín lo entenderás. ¿Te animas a compartir nuestra próxima locura?. Nos vemos en Pelayo. 

Y hasta aquí nuestro particular “bautizo”. 

Ojalá disfrutemos con estas nuevas bicis, por lo menos, lo mismo que disfrutamos con las anteriores, pero sobre todo poder hacerlo con esos “locos azules”, los Repechinos, porque las rutas y las aventuras, las puedo poner en papel, pero las sensaciones de compartir rutas con ellos……eso solo se puede sentir conociéndolos y disfrutando de su compañía.

¡¡Va por vosotros Repechinos ¡!!.



Un saludo a todos WILLY

domingo, 20 de marzo de 2016

LOS AÑOS VAN PASANDO (Y a una velocidad increíble)


Parece que fue ayer que los Reyes me habían traído mi “sueño”, aquella BH Gacela que era la envidia de los amiguetes del barrio, y que llevaba varios años poniendo en mi “carta”.

Eran otros tiempos, y entonces, una bici, para mis “Reyes” era un súper regalazo.
¡¡¡¡Vaya derrapadas que me pegaba yo en la grava del parque ¡!!!!. 

Debió ser por eso que me duró la cubierta de atrás 15 días y “noté” que a mi padre no le hizo mucha gracia ir a comprarme otra.
Después llegó la moda del trialsin, y ahí estaba yo con otra BH subiendo a los bordillos y a los bancos del parque y haciéndome creer que era Superman.

Lo que pasa es que tras “un par de aterrizajes” con “poco” control, que se saldaron con unos pantalones con unos “sietes” que no gustaron mucho a mi madre ( me lo dejó bien claro “dándome calor con la zapatilla en la “retaguardia”), ví que los equilibrios no eran lo mío.

Creo que aquí debí ver que mi técnica sobre la bici era nula, pero no hice caso y seguí con las bicis.

Otra BH, una América , fue mi primera Btt. 
¡¡¡Pedazo de maquinón ¡!!! Ruedas de 26, y un montón de piñones harían que subiera por las paredes. Era el “no va más”.
Creía que nunca podría tener una bici mejor, y hasta la “tuneé” yo, cambiándole las manetas y los frenos por otras moradas (que molaban mucho más), y poniéndole una “gorila” en los frenos, para que “no sufriera loa horquilla”, ( o para eso me dijeron que servía, la verdad es que yo lo puse porque me hacía juego con las manetas) y poniéndole unos “cuernos” para poder agarrar mejor cuando subiera con ella al “Himalaya” ( por lo menos).

Bueno, no llegué tan lejos, exactamente hasta La Ñora.

Un día, limpiándola, empecé a pensar……(“ con estos tacos en las ruedas, este montón de piñones, seguro que me meto por caleyas y barro y no tengo ni un problema”).

Barro cojí un montón, pero también un pincho que se alojó en la rueda delantera y me hizo volver hasta El Llano andando (yo pensaba que aquellas ruedazas eran “in-pinchables”, y por eso no se me ocurrió llevar ni cámaras ni parches ni nada).

De todas formas no creo que hubiera sabido repararlo (más o menos como ahora).

Pero era un “chavalín” y no me paraba nada, seguro que si montara en una escoba, hubiera llegado a casa sin despeinarme.

Ahora que recuerdo, ¡¡¡ Si hasta le cambié yo la horquilla ¡!! ( después de doblar la original en una “galleta” bastante gorda), ( otra advertencia del “Altísimo”, de que la técnica no era lo mío, pero hice oídos sordos. jejejejeje
Aquella bici aún está en mis manos, y la llevo en la autocaravana para rodar por los pueblos o ciudades a las que vamos, pero ahora, barro, pisa más bien poco.
La “mili” y un “parón obligatorio”, dejaron a mi compañera cogiendo polvo en el trastero.
Compré mi primer coche y luego una moto, y la bici seguía en el trastero. Nunca encontraba el momento para volver a pedalear.
Cuando era un chavalete, lo que más me preocupaba era ir al Jardín al Giovanny o al Tik, y ni se me pasaba por la cabeza madrugar un día para ir a andar en bici.
Hasta que cumplí los 40, y Cova me regaló …….¡¡Una bici, una Atakk azul y amarilla!!!

¡¡¡Que pedazo de bici, si hasta tenía “amortiguación” delante!!!
Esta sí que era la “máquina definitiva”, pensé.
De la noche a la mañana encontré tiempo para andar en bici, y empecé a disfrutar de los “falsos llanos”. 

Hasta hice el Camino de Santiago. Aún me entra la risa recordando ese viaje. Que aventura de ruta.
Junto con Luis, el del Cruce, hicimos una peregrinación inolvidable. Nunca creí que nos pudiera llover tanto encima. Ni gore tex, ni windstopper, ni rollos a la vela.

Bolsas del Carrefur en las manos y los pies, y por dentro, guantes de los de la obra, para mantener las manos calientes. ¡¿Quién dijo miedo?!
Llevar a Cova de “coche de apoyo”, nos salvó la vida, sino, no lo contamos, seguro.

Bueno, que se me va la olla, volvamos a Gijón.
En ese tiempo, conocí a uno que me presentó a los Repechinos, Javi “el crack” y empecé a salir con ellos. Ahora que lo pienso, Javi no salió nunca con nosotros, menuda encerrona me preparó. jejejeje
Aún recuerdo como si fuera hoy mi primera subida por los túneles de Deva. Aquellos tíos subían sin inmutarse y hasta hablando, y yo iba más doblado que una alcayata encima de mi “maquinona”, esos si que eran Supermanes, creía.
Anduve una temporada “suavizándome” con aquellos locos, y ya no dejé más la bici abandonada.
Empecé a buscar algo mejor, no sé si porque mi bici no era muy buena, si porque ya buscaba otra o porque veía que para andar con aquella gente había que “dar un paso adelante”.
Llegó mi Orbea Master, ¡¡¡Esta si que era una maquinona!!!! , Tenía ¡¡¡9 Piñones ¡!!, vaya pasada.
Con esta ya estaba “un poco más cerca” de mis compis, y ya las caleyas cercanas eran terreno conocido en las salidas dominicales.
 Daba igual que lloviera o hiciera frío, el domingo era casi “sagrado”, y la grupeta salía de Pelayo puntual.

Los kilómetros y las rutas iban pasando, y había que volver a cambiar la bici. 

Lo que no tengo claro es porqué. Si porque yo iba a mejor y la bici me quedaba “corta”, o porque yo empezaba a “decaer” y para seguir “donde estaba”, necesitaba una bici mejor tras la que “esconderme”?

Otra bici, y esta…… si que era el no va más. 
¡¡¡¡ 10 piñones y San 36 ¡!!!!.  
 Tenía XT y ¡¡Hasta una Rock Shock!!! ( no tenía ni pu…a idea de lo que era aquello, pero todo el mundo decía que era algo muy bueno).
La verdad es que esta bici, también me dio buenísimos momentos, disfruté como un enano con ella y con los Repechinos. 
La vida seguía, unos Repechinos llegaban, otros se iban, algunos continuábamos, pero las salidas con los compañeros continuaron (y continúan) siendo una pasada, como las del primer día. 
Unos primero, y otros después, todo el mundo cambiaba también sus bicis, era un no parar, aunque sigo sin saber si la cambiaban para mejorar o lo hacían como yo, para……. Jejejjee
Todo el mundo mejoraba, y decía que era porque entrenaban con “la flaca” por semana y así se cogía “mucho fondo”.
Yo , ni idea lo que era eso, yo ya creía que estaba en “el fondo del fondo”, no creía que pudiera ir más abajo, así que como con una depilación laser, me “regalaron” una bici de carretera, y ahí que me ví metido en el “lado oscuro”.
Lo que me temía, mejorar, no se si mejoré algo, pero la ilusión por la bici seguía intacta.
Un pequeño parón “por prescripción médica” dejó mis bicis en la oscuridad del trastero, y casi quedan allí indefinidamente, pero el sol volvió a salir y la ilusión por las trialeras y las rutas de ¡¡¡100 km!!! con la flaca volvieron a acompañarme.

Y así, pin pan, pin pan, pin pan, estamos en el día de hoy. 
Otra vez a cambiar la bici. Esta si que es “la bomba”, lo más de lo más. Un pedazo de ruedas, de flipar, de “29”, XT por todos los sitios que mires y…..¡¡¡¡ 11 piñones y “solo” dos platos!!!

Esta ya ye una bici de “Pro”, nunca tuve algo así, ( eso ya lo dije antes, ¿no?). No sé si dejarla en el trastero o meterla en la habitación (Cova dice que mejor bajo yo a dormir al trastero).
Ahora si que ya creo que esta es la “bici definitiva”, aún no he dado una pedalada con ella, pero espero que me acompañe muchas rutas y muchos kilómetros con mis buenos amigos.
¿Cuál será la próxima?, porque espero que haya una próxima, ¿será una eléctrica?, 
¿Quién sabe lo que nos deparará el futuro?, solo espero poder seguir disfrutándola con esos locos Repechinos.
Un saludo a todos

WILLY