martes, 18 de julio de 2017

Vídeo On Board de la 24 Vuelta al Concejo de Gijón BTT

Esto de salir tanto en bici con gente mayor se acaba pegando todo, ya se me había olvidado colgar la entrada. :P
Os dejo el resumen de la cámara On Board de la Vuelta al Concejo







Dani Linux

martes, 27 de junio de 2017

SEIS “GUELINOS” Y UN BIBERÓN

Cinco de la mañana en la Residencia Geriátrica Nuestra Señora de la Santa Trialera.
En la habitación 34, el abuelo Trasmi se levanta “rápidamente” para bajar al jardín y coger un par de limones para hacer limonada energética.

Suena un despertador y Willy abre un ojo. Recién incorporado a la “elite” de los “Septuagenarios” de la residencia, ya se toma las cosas con calma, bueno, con más calma que cuando era más joven, y eso que parecía imposible.
El Padre Yeloquehay, ya peina canas, pocas, pero alguna le queda, las “supervivientes” de sus  Retiros espirituales por la Riboira Sacra con sus compañeros de la Residencia en sus años mozos.
Ya lleva varias horas levantado, desde los “maitines”, y sus viejos huesos ya empiezan a pedir un descanso.
La habitación de Turonman estaba vacía. No había celador que pudiera con él. En cuanto se apagaban las luces, cogía su multiherramienta y bajaba al almacén donde ponía al día y ajustaba todas las sillas de ruedas y los andadores.
El día anterior Willy había intentado cambiar un fusible al motor de elevar la cama y se había cargado los plomos de toda la residencia y el motor de la cama, y Turonman había pasado la noche reparando la avería.
Un “jovenzuelo” a punto de entrar en el “Club de los 70”, Kike, era el “azote” de la Residencia.
Siempre repetía las mismas batallas de cuando era joven a sus compañeros :
-A mí, de chaval, me llamaban Kike de la Jungla, porque era una fiera.
- Si, y ahora también te llamamos así, porque roncas como un verdadero animal .
Le contestaban sus amigos entre risas y toses.
-¡¡¡Esto es absurdo!!!! Devolvedme mis pañuelos de hilo, que hoy voy a subir el Mortirolo y los necesito.
O sino me llevo una sábana y la corto a mordiscos ¡!!!.
Decía Mani, pero nadie le hacía caso, porque sus últimos dientes se los había llevado “el ratoncito Pérez” hacía ya más de quince años.
El desayuno, con sus dosis diarias de anti inflamatorios, pastillas para el riego, infusiones para la circulación, capsulas para el colesterol y más y más medicamentos, llenaban las bandejas.
Hoy es domingo, y uno de los voluntarios viene a sacar de paseo al grupo de los Repechinos.
Todos han abandonado sus sillas, sus andadores, sus “taca tacas”, y sus cómodos sillones eléctricos y estaban listos con sus bicicletas  a la puerta del garaje.
-Hoy voy a salir a darlo todo, pero necesito mi chubasquero de la suerte, que hay una nube allí en Avilés y creo que va a llegar aquí.
 Decía Trasmi debajo de su mascarilla de oxígeno.
- Yo hoy no voy a forzar mucho, estoy entrenando “a pulsaciones”  y no puedo salirme del programa que me puso mi personal-trainer.
Decía Willy ajustándose bien el pañal para que no se le viera debajo de su culotte de talla XXXXXL.
-Pues yo me he metido un “ciclo” para ir sobrado y haciendo “caballitos” hasta subir al Picu del Sol.
Decía Kike, intentando coger el manillar que se le escapaba debido a que su compañero “el Parkinson” le acompañaba.
-Ya cambié el rodamiento del pedalier por el de la silla de ruedas del Playu que pesado 15 g. menos y tiene un coeficiente de rozamiento de solo 0,0000333. Con eso, no me vais a ver más que la coronilla en toda la ruta.
Decía Turonman.
Y así, reunidos como en los viejos tiempos, o mejor como en sus “jóvenes tiempos”, estaban nuestros amigos esperando por su guía.

A las 9,15 apareció Lynuxín, un sesentón al que la barriga le pegaba en la barra de la bici y que aunque dejaba “melena”, era de los que se peinaban con “raya central súper ancha” .
-¿Quién ye esti “paquete”?
Preguntó Trasmi.
-Pa mí que nos quieren engañar, vaya piltrafa de tío.
Este no llega ni al final de la Senda de la Camocha
Decía Willy.
-Y con una bici eléctrica. Vaya vergüenza. Ni ye paisano ni nada. Allá por el 2017 lo hubiéramos quemado en la hoguera a los pies de Pelayo cualquier domingo por la mañana.
Decía Turonman.
-Y encima sucia. Yo no me pongo a su lado, no me vaya a manchar.
Decía Mani.
-Ta aquí porque tien que haber de todo en esti mundo.
Decía Kike.
-Bueno chavales, vamos a dar un paseín tranquilo, haber hasta donde llegamos.
-Más lejos que tú, seguro, decía Trasmi.
-Yo no lo espero más de cinco minutos en la primera trialera, decía Willy
-¿No hay otro voluntario?, me da vergüenza que me vean con este barrilete, decía Mani
-Nada, pegamos un par de demarrajes subiendo al Picu del sol y que El Señor lo acompañe, decía Yeloquehay.
Y así emprendieron nuestros amigos la ruta dominical.
En los primeros compases, el Yogurín Lynuxin iba sobrado, con los “abueletes” a rueda.
Enseguida Turonman y Willy “sugirieron” un falso llano que hizo asomar una sonrisa en el rostro de Yeloquehay.
Una vez arriba, hubo que parar, para desenrollar la lengua de Lynux del eje pedalier.
Los abueletes, sonriendo y esperando que el guía recuperara el aliento.
-Vamos hasta el bosque de Muño, dijo Kike
-Mejor volvemos ya, no vaya a ser que os de un telele y tenga que llamar a helicóptero del Sespa para que os venga a buscar. Decía Lynux.
-Solo una última subidina, dijo Trasmi. Aquí arriba, donde la Pieza H, que tengo que mirar las antenas que tengo allí.
-“Putos abueletes, están todos dopados hasta las orejas, sino ye imposible que aguanten tanto”, pensaba Lynux.
-Bueno, qué. ¿Usamos unos piñones más pequeños ya?, que estoy cogiendo frío de ir tan despacio, dijo Turonman.
-Ya era hora, bajamos a paso de tortuga, y subiendo nos pasan hasta los caracoles, decía Kike
-Si, pero no podemos llegar hasta la Residencia sin el “paquete” esti de guía que nos mandaron hoy, sino no nos van a dejar salir más, decía Willy.

-Bueno, el Señor nos lo ha mandado, así que hagamos  nuestra buena obra de hoy y dejemos que se crea que nos está dando “cera”.
Rezaremos para que el próximo domingo el voluntario que nos manden no necesite unes ruedines atrás como esti, decía Yeloqueahy.
-¿No tiene gps?, pues tiramos y lo esperamos en el bar de enfrente de la Residencia tomando algo mientras llega.  Qué vergüenza, ¿cómo se atreve a traer un uniforme de Repechín?,  Seguro que lo compró en unos Chinos, decía Mani.
Y así, tras un quórum, decidieron  volver nuestros amigos,  por la senda y por la carretera hasta dejar sus bicis en el garaje a la espera de la próxima ruta.
-Bueno chavalinos, espero que hayáis disfrutado de la ruta, y ahora ya a descansar hasta la semana que viene. Dijo Lynux.
-jejejejeje si, si, vamos a descansar, pero tu vete a ducharte, porque tienes una sudada como si hubieras andado en bici. Jejejejeje, se rieron todos los abueletes.
-Oye, y si hacemos una clase de spining par sudar nosotros un poco?, dijo Trasmi.
-¡¡¡¡¡Siiiiiiiiii!!!!!!.    Fue el grito unánime de los“Old Repechins”.

Y así, recuperando sus muletas, sus collarines y sus fajas y tacatacas, nuestros amigos volvieron a su rutina, esperando que llegara el próximo fin de semana para volver a salir con sus bicis y disfrutar de su afición, y de paso recordar sus años jóvenes……
Un saludo a todos, y nos vemos en la Trialera, y no en la residencia Nuestra Señora de la Trialera jejejejeje      
                                                  WILLY







domingo, 7 de mayo de 2017

Cela Brothers and company by Penouta



Esta vez nuestro cronista oficial Willy, viendo que la que ruta pasaba cerca de la quesería de Abredo, decidió quedarse en casa no fuera a ser que le entrase una cagalitrosis de esas debido a su "cariño" al queso.



Para guiarnos por la zona de Navia contamos con tres nativos, los Cela Brothers(Ivan y Luis) y David.





De los Repechinos prácticamente los habituales y algún allegado mas, Turonman, Many Manitas, YLQH, Motores, Kike de la Jungla, Linux(debido a que ya le entra el mallot ya puede hacer ruta con los repechinos), Tx, Israel, Josete y 1/2, y un servidor.


 
Lo dicho salimos de Navia guiados por Ivan( a partir de ahora MotoresGp,porque si Angel es motores ,este tiene mas cilindrada), Luis "The Brother" y David (David-in ,porque cuando le pregutabamos cuando hay de subida " un ratin", ¿cuánto tiempo queda para comer? "un momentín", "na un repechín y ya estamos".

Salimos de Navia y a los dos kilómetros mas o menos nos desviamos a la derecha para ya tomar contacto con la caleya y empezar la primera subida que nos iba a llevar hasta unos ventiladores de esos que ponen para refrescar el ambiente. Curiosamente coincide con el punto más alto de Coaña.
viendo el ritmo que llevábamos sabía que era una ruta que me iba a gustar, no puedo opinar lo que mis compañeros pensaban porque los desconozco, pero el silencio se hizo rápido.




Parte de la culpa la tiene motores o mejor dicho toda, ya que según me contaron en el trabajo está siempre vacilando a MotoresGp de las ruta que hacía con los Repechinos los fines de semana, "na este fin de semana hicimos 23 km y 2000+" "este otro fin de semana hicimos 40km y casi llegamos al Everest"; Ya lo dice el refrán "se pilla primero a un mentiroso que a un repechín que no anda un carajo".

Es curioso que nadie protestaba por el ritmo, ni que había que parara a beber, a mear ,a  poner o quitar ropa, a comer una barrita, todos como corderinos detrás de los guías, por supuesto yo encantado con el tema, que diferencia con las salidas de los fines de semana.

Empezamos a descender y tenía razón Willy pasamos a escasos metros de la quesería de Abredo, tranquilo Willy guardamos un minuto de silencio por ti.

Empezamos la segunda ascensión del día, hubo un intento de parada a comer una barrita pero motoresGp dijo un poco más adelante que queda poco para coronar ,jajaja, todos con el culote entre las piernas se subieron a sus monturas y hala p´arriba con las ganas de comer la barrita.

Llegamos a una campera donde Davi-in propuso a los Repechinos una subida adicional que hasta ese día el no consiguió subir, no sé si por la altura o porque, todos hicieron oídos sordos, menos Israel y claro alguien tenía que ir en representación de los Repechinos, Asia que el menda se puso en marcha.
Tenía razón David-in era una autentica subida, pendiente y técnica, Israel se quedó a 20 metros de coronar yo a 5m. y David-in consiguió subir por primera vez. La verdad que el esfuerzo mereció la pena por las vistas que había.



 Un largo descenso con una cuantas zetas en las que Many como autentico especialista de la Redbull Rampange, nos dio unas exhibiciones. Turonman durante el descenso empezó a tener problemas en la trócola de la rueda derecha trasera. se cree que fue un sabotaje por parte de Linux.



 Terminó el descenso y Turonman debido a que Many no había llevado las herramientas apropiadas y que faltaba Willy autentico Doctor en mecánica , no pudo arreglar el problema y tuvo que regresar al punto de origen.

Empezaba la subida de la jornada, Penouta, no estuvo nada mal el calentamiento hasta ese momento 27 km y 970+, estábamos a 70 metros y teníamos que subir hasta los 900 ¡Yuuuuuupi!




En las primeras rampas se pudo observar como Linux deshinchaba la rueda izquierda trasera, "na tengo que dejaros, no talona bien la rueda", se cree que esta maniobra fue para volver con Turonman y rememorar aquellas noches e la Rivoira.pero le salio el tiro por la culata, saque mi bomba made in la NASA de 4 euros un par de bombazos una patada en el culo y p´arriba, que cara de tristeza y pena le quedó al pobre.

 Las primeras rampas de la subida eran las más duras, luego el terrenos ya suavizaba pero siempre ascendiendo, el desfile era digno de ver ," biking dead", parecía aquello, pero todos con orgullo, casta, genio, pundonor y porque no les quedaba mas coj....s llegaron a la capilla de San Isidro que era el punto de avituallamiento ¡Qué avituallamiento! compañeros ,era comida como para una boda, y ya sabéis que yo en estos temas no exagero, empanadas de carne y bonito, chorizos, cecina, queso, etc. con decir que sobró comida y eso que iba yo.





Ya con las fuerzas repuestas se oye la frase de David-in "ahora solo queda un kilometrín de ascensión, un repechín un poco pendiente y e en un momentín coronamos donde las antenas", en ese momento yo vi alguno intentar quitar el link de la cadena para poder ahorcarse con ella.









Con cara de resignación todos para arriba, en esta parte fue donde dos de los miembros del Btt Repechín perdieron el carnet, había la opción de la caleya  y la opción del asfalto, estos dos ya os imagináis por donde tiraron, vergüenza ajena sentimos los demás, prefiero omitir los nombres porque bastante deshonor tienen ya.


 Coronamos Penouta fotos de rigor y para abajo...o casi.









Empezamos a descender y David-in dijo "si subimos un momentín este repechín de un kilometrín, bajamos por un cortafuegos muy chulo" alguno empezó a darle la cabeza vueltas como a la niña de exorcista.

Descenso rápido y técnico en el que Many volvió a exhibirse, llegamos a la carretera de Coaña donde después de 5km llegamos al punto de origen.

Reacciones raras vi yo en algunos al darle besos y abrazos al coche, no me lo explico.

Estábamos a lado de la piscina donde aprovechamos para ducharnos, Israel y un servidor nos dimos un baño en la piscina y nos metimos en el Jacuzzi, lo que ocurrió en este sitio con un " osito "que estaba dentro voy a omitirlo porque estamos en horario infantil.

Unas cervezas ayudaron a completar una jornada magnifica de BTT.



Después de toda esta narrativa irónica, vamos a ponernos un poco serios.

Agradecer a Ivan, Luis y David esta jornada de autentico mountanbike, ruta preciosa, compañía excepcional, os debemos otra jornada en Gijón como la que nos habéis ofrecido, aunque nos va a resultar difícil igualarla tan si quiera, porque superarla va a ser imposible.

Pd: Ivan tienes mi número de teléfono para lo de Brasil jajaja.

Parafraseando al mas ilustrado, elocuente y sabio de los Repechinos:

"NOS VEMOS EN LAS CALEYAS"

martes, 18 de abril de 2017

EN BUSCA DEL SANTO GRIAL



La Reina Trialera paseaba por los cuidados jardines de su castillo pensando en cómo hacer más grande la leyenda de los Repechinos.
El sol calentaba de lo lindo, y la sed llegó a su boca.

Un criado acudió raudo con una bandeja y una copa dorada llena de Sidrostar para aliviar los deseos de su señora.

La Reina cogió la copa y bebió con calma. Se quedó mirando a la copa y una sonrisa se dibujó en su rostro.

-    ¡¡¡ Llamad a Fray Yeloquehay ¡!!!!

El fraile acudió presto a la llamada real.

-         Padre, tenemos que reunir a los Repechinos para buscar el Santo Grial.

-         Majestad, estamos en Semana Santa. Y son unos días de paz, asueto y descanso en la aldea de los irreductibles Repechinos.

-  ¿Descanso, asueto?, ¿Qué palabras son esas? Nunca las oí a un Repechín. ¿Ocio, cansancio?, ningún Repechín que se precie las tiene en su vocabulario. ¿A quién tenemos por aquí para esta hazaña?
 
-         Tenemos al Caballero  Sir Willy de Montevil,  a Sir Manimanitas, Conde de La Guía y un Cristiano Viejo, el Sargento Playu.

-         ¿Turonmán?

-         No creo que esté, he oído que está buscando a San Genarín.

-         ¿Trasmi?

-         No me consta que esté por aquí.

-         ¿Piti?

-         No sé dónde está.

-         ¿Piraguas?

-         No lo veo hace tiempo.

-         ¿Motorini?

-         No sé. Se lo preguntaré a mis compañeros.

-         ¿El Bekariu?

-         No me consta que siga montando en bici.

-         ¿El Cuerpo?

-         No me acuerdo donde está.

-         Padre, escuchando vuestras respuestas me viene a la mente las del Conde  Iñaki de Urdanpedalín. Menos mal que vos no estáis casado, sinó seguro que también le echaríais la culpa de vuestra mala memoria a vuestra esposa.
 
      -Cometimos el error de que lo juzgara un jurado popular majestad, si lo hubiéramos llevado ante la Santa Inquisición…… el padre Desdelpicu Bocanegra…..,  el resultado del juicio hubiera sido otro.

- Bueno, a lo que vamos, partiréis al alba con los valientes que tengáis y buscareis el Santo Grial.

- ¿En tierra de infieles, majestad?

- No, no tendréis que ir tan lejos. Buscareis en los bosques que nos separan de las provincias Leonesas. Bajad a las cuadras y pedid al encargado, el griego Fotocopix, que os de un carro grande. En él meteréis vuestras monturas, no os vaya a ver alguien por el asfalto.
Sería un desprestigio para los Repechinos verlos poner cuadradas las herraduras de sus monturas caminando por el negro elemento. Pero en cuanto la grava y el barro aparezcan, a comenzar la búsqueda.
 
-Como ordenéis majestad.

La montura de Willy, era un garañón negro, de gran alzada y aunque era una montura joven, ya estaba curtida en buenas batallas. 

Mani, montaba un pony blanco, rápido y ágil donde los hubiera, y que nunca perdía el tranco en las más duras subidas, era de lo mejor de sus cuadras en su fortaleza de La Guía.

El Playu montaba un Asturcón blanco, un ejemplar único, casi un unicornio, el último de una gran raza de caballos salvajes de las montañas del Cerro Santa Catalina.

Y Fray Yeloqueahy montaba una jaca negra, también acostumbrada a las duras marchas y las peleas contra los infieles y que tampoco se amilanaba ante la vista de cualquier montaña.

Al alba, los Repechinos llegaron en el carromato al pueblo de Pola de Lena.



Con los primeros rayos de luz, cogieron sus monturas y atravesaron silenciosos los pueblos de la parte baja del valle.




Enseguida, los árboles cubrieron el cielo y en silencio, los Repechinos comenzaron a registrar todos caminos que subían hacia la montaña.



La ruta elegida para la búsqueda  discurría por los más pindios parajes de la zona.

No quedó un centímetro de cuesta ni trialera sin revisar por los valientes.

La primera zona fue durísima y larga, pero ni un pié a tierra por parte de los Repechinos. Solo un problemilla en una de las herraduras de la Jaca de Yeloqueahy fue lo reseñable.


 
Una vez en lo alto, las vistas dejaron sin palabras a los cuatro Repechinos.




-Yo estuve aquí hace un año justamente y tuve que abandonar cuando la nieve me llegaba a la cintura. (dijo el Playu)

- Yo creo que si estiramos la mano tocaremos el cielo. Dios, creí que esta cuesta no acabaría nunca.(Dijo Willy) 

- ¿Qué camino es aquel que se ve al fondo del valle y que sube hacia la zona de León? (dijo Many)

- Es la Ruta de la Plata (dijo Yeloquehay). Es un camino muy amplio y tiene dos vías, una para subir y otra para bajar. Es tan ancha que podrían subir dos carretas pareadas y bajar otras dos y no se tocarían. En un futuro seguro que será utilizada por todos los que quieran entrar y salir de nuestra querida Asturias en sus vehículos. Lástima que los gobernantes cobren impuestos  por utilizarla. Si esos diezmos repercutieran en el pueblo…… bien cobrados estarían, pero…….
 
La llegada al alto del Urogallo dejó a los cansados participantes con la boca abierta ante tan impresionante paisaje. Verde por un lado, de las grandes praderas que se extendían a sus pies, y el gris de las pétreas montañas de Peña Ubiña.


 
Ni un alma en el camino, solo un par de lugareños en lo alto, que al ver a los Repechinos salieron zumbando.

 A pesar de que ya parecía que estaban en lo más alto, la pista seguía en forma de zona hormigonada, lo que hacía que pensaran nuestros amigos, si los urogallos andarían en tacones por el monte y les hubieran asfaltado la zona para no mancharse los zapatos.



Otro nuevo revés se alzaba antes nuestros amigos. Al principio, se veía un poco de humo, muy a lo lejos, pero pedalada tras pedalada, en un pispas el humo estaba ante los Repechinos. Y como la Ley de Murphy nunca falla, el fuego cogió fuerza en un momento, y las llamas y el humo cruzaban el único camino que había, y que era el que debían seguir nuestros esforzados de la caleya. Y sin pensárselo mucho, allá que van y pasan cual leones de circo por mitad del fuego los Repechinos. La verdad que fue un momento de los de “mariquita el último”, y las monturas, espoleadas a tope por sus jinetes, lanzaban gravilla y piedras hacia atrás sin parar.




-Yo ya veía que pasábamos de sobra. (Dijo Willy)

-Yo tampoco, ¿creéis que me asustaba el crepitar de los matojos ardiendo? (dijo el Playu)

- Yo ya veía que las llamas no nos iban a pillar (dijo Many)

- Yo rezaba por el alma de los pecadores, no por que creyera que nos había llegado nuestra hora (dijo Yeloquehay).

Un poco de pan bazo, unos tragos de cerveza floja (a la sombra de una cabaña uno, y al sol, aprovechando el calor, otros), ayudó a reponer fuerzas para seguir la búsqueda, aunque sin éxito.





video

El Gamoniteiro, bajo la bandera de la Cristiandad, marcaba el punto más alto de la zona de búsqueda.



Ya no quedaba mucho, solo unas leguas, pero eran nuevamente unas leguas muy muy pindias.

Sin amilanarse y sin pensárselo mucho los enviados y sus monturas atacaron las duras rampas. Largas, muy largas, parecían no tener fin. Un recodo del camino te llevaba a otra rampa y  a otro recodo y a otra rampa y……



 
El Unicornio del Playu subía despacio pero sin pausa, un poco más atrás el pony de Many con paso lento pero firme seguía el camino, y cerrando el grupo, el caballo de guerra de Willy y la jaca de Yeloquehay se mantenían firmes y sin descabalgar a sus jinetes buscaban la cima que se veía cada vez más cerca.







Una vez arriba, toda la cristiandad estaba a sus pies.

No había ya a donde subir y el desánimo llegó a los Repechinos.

-Tranquilos, El Señor proveerá (dijo Yeloquehay)

-Yo recuerdo que aquí cerca estaba el Cuchu Puercu (Dijo el Playu)

-Estamos tardando en subirlo (dijo Willy)

- ¿A que esperamos? ¡¡Vamos que nos vamos ¡!!! (dijo Many)

Una pequeña zona de bajada y una parada para “abrevar” las monturas ( y los jinetes) llevaron a ver ya el fin de la ruta, que estaba, aunque suene raro, abajo, muy abajo, en el valle, donde les esperaba el carromato de Fotocopix y un buenas jarras de fresca y riquísima cerveza fabricada por los frailes de un monasterio cercano.



Pero aún quedaban unas rampas y un par de falsos llanos, que pasaron volando. 

Y así, con una rapidísima bajada (pese a no ser éste el fuerte de los Repechinos, las bajadas), nuestros amigos llegaron al carromato y volvieron a sus hogares.

Fray Yeloquehay fue a dar novedades a la reina Trialera.

-Majestad, no lo hemos conseguido. No nos ha quedado una trialera sin patear ni una cumbre de montaña sin registrar.
 
-No estéis triste Padre. No habéis encontrado el Santo Grial, pero seguro que sigue ahí. Escondido desde tiempos inmemoriales por uno de los primeros Repechinos en un lugar seguro y esperando que lo saquemos a la luz.

-No pudo ser esta vez, pero volveremos a patrullar la caleya y lo encontraremos, estad segura.

- Confío en vos y en los Repechinos.

-Gracias majestad.

Y así acabó esta aventura de los Guardianes Azules de la Caleya. 

Otro día de alegría, y excelente compañía se acababa, pero seguro que ya se estaba planificando otra zona de búsqueda, pero eso os lo contaremos otro día.

Willy