domingo, 13 de abril de 2014

Domingo de ramos 2014

Poca concurrencia este domingo de Ramos.  En Pelayo  solamente un servidor y Tellu que pasó de visita a ver quienes nos acercábamos hasta allí.
En La Guía Desdelpicu y Manny. Esperamos un poco por si alguien más aparecía con algo de retraso y se unía al trío pero no.


Ruta intensa. Casi 50 kilometros, 1249 metros de desnivel y sin apenas paradas. Senda dirección a Deva subida de los túneles, cementerio, áreas recreativas dirección al fario. Descenso por la cuesta de la vaca dirección a la Collada. Pista de los Bomberos. Picu´l sol, bajada por la pomarada y giro a la izquierda para coger el falso llano que nos lleva hasta la carretera de Huerces. Descenso hasta la senda y a casa.
apenas una parada para comer la barrita, y otra para saludar a la doctora y alloriau que se dirigían al picu cuando nosotros ya bajábamos.
Entendemos las ausencias en un día como el de hoy pero como podéis ver en la foto hay tiempo para la bici y para el ramo.
Este era un ramo de flores que tenía pensado entregar a Barrancas si lo encontrábamos por la senda. Hoy no pudo ser pero seguro que otro día.....
Saludos desde el trastero.        Turonman.

domingo, 6 de abril de 2014

MARAÑUELA 2014 (o la ruta del pinchazo fantasma o el fantasma del pinchazo)

Como las rutas “clásicas” de los Repechinos se nos empezaban a acumular, propuse hacer este fin de semana de Ruta de la Marañuela.

Con Jandrín, Janjun y Pepe afilando sus armas para la ruta de Montes del Sella ( a la que me habría gustado ir), Piraguas, trabajando, Trasmi sin “vale Repechín” para ausentarse todo el día, Turonman debutando en el Jovellanos y el resto de la banda desaparecida, nos juntamos el Sargento Playu, Yeloqhay, Lynux y yo en 4 caminos dispuestos a pasar un buen día de bici.
La mañana apareció “fresquita”, y con el suelo húmedo, lo que nos hizo escoger el uniforme de invierno y no olvidarnos el chubasquero, por si acaso.
Nuestra primera parte de la ruta, fue muy tranquila, La Calzada, Perán, Prendes, y una parte de la Ruta Solidaria, nos llevarían hasta Trasona, no sin antes poner a prueba el goretex de nuestros zapatos en algunos barrizales impresionantes.

Una vez en Trasona, paramos a beber un poco de agua y hablamos con los piragüistas que allí estaban entrenando.
Como todos conocéis la “vergüenza” que siente el Playu al hablar con desconocidos, en 15 segundos ya estaba de plática con unos remeros.
Playu- “Hola, lleváis mucho tiempo entrenando con las piraguas?”
Entrenador- “Si, yo soy el entrenador y llevo bastantes años aquí, desde que el embalse era una charca  y ya conozco a todo el mundo”
Playu- “Con nosotros anda en bici un chaval, Marcos, que creo que antes venía por aquí a remar un poco”
Entrenador- “!!! Ah, si, uno muy grandón, menudo manta. Teníamos que ponerle flotadores al lado de la piragua, porque no había barca que lo aguantara. Si no fuera tan quejica igual hubiera valido pa algo, pero con lo vagu que era, ni pa tapones de drenaje de les piragües nos valía”
Playu- No debemos hablar del mismo Marcos, a nosotros nos dice que era un crack, que tenía que andar esperando hasta la lancha de acompañamiento que teníais.
Entrenador- Pa qué te voy a decir más, si una vez hizo una regata ¡¡¡¡sentau alrevés en la piragua de la empanada que arrastraba!!!!
Playu- Eso ya me encaja más de cómo veo yo al Marcos esti, ahora ya me encaja todo. Bueno, nos vamos, que esta gente está enfriando.
Entrenador- Bueno chavales, hasta la próxima.
(Yo solo transcribo lo allí comentado, ni quito ni pongo palabras, haber si luego el culpable va a ser el “mensajero” jejejejejeje).
Esta primera parte de la ruta, me pareció muy “Light”, pero enseguida, Lynux me quitó la alegría cuando dijo :
“Vamos a disfrutar ahora, que luego al llegar a la costa….”
Una vez en Avilés el sol apareció y con fuerza, y nos dimos cuenta de que nuestras equipaciones no eran las adecuadas para lo que nos esperaba. Solo el Playu se salvaba un poco, al traer el maillot de verano y sus habituales chanclas con calas y unos calcetines de ejecutivo.
Una zona muy bonita por la ria, por la que yo no había pasado nunca, nos llevó hasta el faro, bordeando la costa y disfrutando de unas vistas espectaculares.



A las 12, ya veíamos el Faro de Peñas, y tras el comentario de :
“Vamos muy bien de tiempo, ¿eh?, vamos a llegar en un periquete, 4 pedaladas y tamos comiendo en el faro”, nuestra suerte cambió de repente.
Lynux y su nueva MMR ( Menuda Matraca de Reliquia) pincharon. Hasta aquí, nada nuevo que no pase en una ruta Repechinera.
Paramos en una zona de prado con preciosas vista, mar como un plato y ni una brizna de viento, hicieron que mientras Lynux reparaba, los demás nos comiéramos unas galletas con calma.



Como el tiempo pasaba y nuestro “olivarero” favorito no avanzaba en la reparación, le echamos una mano.
¡¡¡¡¡Media hora tardamos en volver a pedalear!!!
Después, un pequeño descenso por una caleya un poco húmeda nos llevaría a Verdicio. El descenso fue tranquilo, Yeloquehay, asegurando, el Sargento, con tiento, y yo tranquilamente, llegamos a una zona llana cercana a la playa.
No anduvimos más de 300 m. y ya habíamos vuelto a perder a Lynux, que apareció empujando su MMR.
-¿Qué pasa Lynux?
-Pegué un llantazo, y quedé sin aire en la rueda otra vez.
-Bueno, nada, no te preocupes, vamos a reparar otra vez.
Otra media hora entre desmonta, que si la válvula ye fina, que si no tengo adaptador, que si pitos que si flautes, total, el faro Peñas a la vista, mi estómago pensando en los bocatas, y no había forma de llegar a él.

Reparada la avería, seguimos. Un poco de andariegu par cruzar la playa y atravesar uno de los muchos riachuelos que cruzamos hoy, y al encarar un nuevo “falso llano” y subirnos a las bicis, Lynux otra vez en “llanta”.

-“ ¡¡¡¡¡Mecagüen to lo que se menea!!!!”
-“¡¡¡¡¡No me jo….as, ¿otra vez?!!!!
-“¡¡¡¡¡¿Qué pasa con la mierda de bici esa?!!!!
Lynux dijo “ Es que creo que no había apretado el obús de la válvula y a lo mejor por eso se escapó el aire. Jejejejeje
Si pudiéramos haber hecho una foto en ese momento, seguro que salíamos como en los tebeos, sin palabras, pero con bombas, rayos y cuchillos en nuestras mentes, dirigidas a Dany.
El Playu atacó el falso llano y Yeloquehay dijo que iba subiendo con calma, así que me tocó ayudar al infortunado “Lynux-Malasuerte”
Con más hambre que los de Supervivientes, dije:
-Ni reparar ni ostias, un par de bombazos y a tirar hasta el Faro, que toy muertu de fame.
El sol nos castigaba de lo lindo, cada vez era más cansado hinchar la rueda, y la ausencia total de viento que nos refrigerara, unido a una zona de “semi escalada” hacía que las fuerzas ya flaquearan.
Una vez en el asfalto y ya con el Faro (y la comida a un par de kilómetros), la ruta ya fue más relajada.
Las cervecitas que nos tomamos al llegar, no sé si serían mejores que las habituales de Jandrín, pero lo que si estoy seguro, es que nos duraron menos, fueron visto y no visto.


Éramos cuatro, pero ocupamos todo el prado cercano al bar. Bicis por aquí, cascos por allá, chaquetas por otro lado, mochilas más allá, la bebida a la sombra del banco…. Y nosotros con más hambre que Carpanta en sus mejores sueños.
Un pequeño Tiki-taka y los bocatas desaparecieron (los del Playu ya desaparecieron en el Tiki).
Unos cafés y momento “relax” antes de volver a pelearnos con la MMR (Mayor Maraca Remendada)
Ligando “bronce” en camiseta, desmontamos la p..ta rueda por enésima vez. Llenamos el tiesto de una planta de agua y reparamos el pinchazo.
La verdad es que no sé como seguir, por una parte me río al recordarlo, pero por otra creo que el Playu estuvo a punto de cometer un “Lynuxcidio” cuando despegó la parte del parche que se pone en la cámara y la quería tirar.
Allí tuvimos una “Masterclass” sobre como poner un parche y los efectos del líquido vulcanizante y la conveniencia de dejarlo “tirar” un poco antes de poner el parche.
Yo, la verdad es que no hablaba y me fijaba mucho por si me pasaba a mí algo parecido luego…..
Tras  reparar la avería,  nos equipamos y al disponernos a seguir ruta…..
-Lynux-“ Oye, que el obús está mal y no sale del adaptador, va a ser mejor cambiar la cámara por la otra que tengo en la bolsa, porque está perdiendo aire otra vez.
Primero nos reímos, luego nos volvimos a sentar, luego hundimos nuestras cabezas en los hombros, luego resoplamos, luego contamos hasta diez, luego hasta cien y luego hasta mil ochocientos noventa y nueve y con una “sonrisa” le dijimos a Lynux:
“Nada, no pasa nada, vamos a volver a reparar”.
4 tíos reparando un pinchazo. La gente del bar creía que éramos el equipo de Fernando Alonso currando en boxes.
Por enésima vez desmontamos la rueda, solo nos faltó entrar dentro de la cubierta buscando el causante del pinchazo, pero nada, no aparecía.

-Willy- “Yo me piro, que quiero llegar a casa antes de Nochevieja”
-Yeloqyahy- (llamando a la mujer) “ si, oye, que estamos secuestrados por unos talibanes y no se cuando nos soltarán, así que igual llegamos un poco tarde…..”
-Playu- “ A esti lu tiro yo por el acantilado y que sirva de comida a les chopes y a les xardes y digo que regresó por el asfalto y que no lo vimos”
No sé a que hora empezamos a pedalear otra vez, pero el bar estaba cerrando y el faro empezaba a funcionar, así que ….calcular.
La Playa de Llumeres con su mina abandonada y su rampa de hormigón, nos llevaron a unos  sube y bajas muy entretenidos y “rompepiernas” que terminarían en la playa de Moniello y su área recreativa, y luego, tras preguntar a unos chinos que habían cerrado el todo 100 por unas horas, senda costera hasta Luanco, donde repondríamos fuerzas con las “super mineralizantes y súper energizantes” marañuelas.
 Pero como el día ya se había torcido, la confitería estaba cerrada.
En menos que Jandrín tomaría una birra, el gps del playu “recalculó” ruta, y ya teníamos otra confitería en la pantalla.
Unos cafeses y unos pastelitos,  hicieron aparecer la sonrisa en nuestras caras.
El cementerio (donde Lynux se libró de dormir, por poco…), y el Faro de Candás nos enseñaban lo que sería nuestra última parte de la ruta. Los depósitos de la Campa Torres estaban a tiro.

La Playa de Xivares y el siguiente “falso llano”, consumieron nuestras últimas energías, bueno, no todas, aún nos quedaba la subida a la Campa por la trialera para rematar.
Yo no veía la diferencia de  subir el Mortirolo a las 9 y media de la mañana con Mani, o subir esta trialera a las…….tropecientas horas y tras “unos cuantos” kilómetros encima con el Playu.
Pero bueno, sacando fuerzas de la mochila, (porque en las piernas ya no quedaban), enfilamos la subida.
Un esprint al principio, cuatro pedaladas y derepente, al Playu que nos desaparece y solo se ven las ruedas de la Calayera.
Al llegar a su altura, allí estaba metido hasta las orejas en mitad del bardial de la cuneta.
La caída no le dolió, lo más duro fue ver que su rueda trasera estaba rajada y con posibilidades de no llegar a casa.

Pero todo quedó en el susto, enseguida empezó a pedalear y en un pis pas estábamos arriba, coronando nuestro último alto del día.
Cuando Lynux coronó, ya volvía a traer la rueda trasera muy baja, y en cuanto lo vimos, apretamos cual posesos hacia la Calzada, huyendo de él como de un leproso, antes de que se le ocurriera que teníamos que volver a reparar.
Bueno amigos, hasta aquí una nueva aventurilla Repechinera.
El día, impresionante, seguro que tendremos días en verano, peores que este. La compañía, un 10, cachondeo y buen rollo de principio o fin. Y del material,….no se que decir, creo que ya se porqué Turonman desistió de la bici nueva, creo que se enteró de que Daniel Alonso vende material a los chinos para que lo revendan en las tiendas de la ciudad. Jejejejejeje
Un saludo a todos                                                            WILLY

miércoles, 2 de abril de 2014

II PARTE: RUTA “ABSURDA”

El domingo, algunos Repechinos volvimos a coger las bicis y nos reunimos en Pelayo, Trasmi, Piraguas, Hacendado, Yeloqhay, Turonman y yo.
Buen día y buena compañía eran ingredientes perfectos para una ruta fenomenal por nuestras caleyas favoritas.
En La Guía, nos reunimos con otros dos ciclistas con uniforme de Repechinos, a los que casi no recordábamos de nuestras salidas domingueras, pero Turonman, tirando de hemeroteca descubrió que eran Mani, y Piti. El primero, tenía más pelo cuando nos acompañaba en nuestras rutas y el segundo tenía menos ojeras, seguro que dormía más antes de tener a su “pequeñaja”. Jejejeje
Bueno, el caso es que nos encantó volver a rodar con nuestros amigos y como buenos anfitriones les dejamos elegir la ruta.
Mani, cogió el bastón de mando, y siguiendo su filosofía de :
“la mejor relación calidad-precio, es subir un par de veces el Mortirolo y volver rápido a casa”, nos encaminamos Deva para asaltar nuestra “pared favorita”.
En las primeras rampas, vimos otro ciclista que nos precedía, y que al llegar a la Plaza de la Llave, nos preguntaba si quedaba mucho. La verdad es que llevaba el mismo ritmo que nosotros, el típico “trote-ballenero”, que consiste básicamente en “soplar” por cada poro no nuestra piel, un enorme chorro de sudor vaporizado.
Cada uno a su ritmo, unos a ritmo de rock and roll y otros a ritmo de lenta balada, fuimos llegando al observatorio del Monte Deva.
Allí, nos encontramos con un gallego que buscaba la zonas del Descenso Endurero. Nos empezó a preguntar sobre el TC1, el TC2 …y yo pensaba que nos pedía los impresos de las cotizaciones a la seguridad social. Al final, como lo que buscaba era las bajadas camikazes, le indicamos las peores que conocíamos, seguro que nos lo agradeció al final.
Nosotros, por nuestra parte, seguimos ruta, y con Mani y Piti tirándonos el gancho para que los siguiéramos, nos llevaron en dirección a La Cuesta de la Vaca, pero llegamos al cruce de Paragüezos, atravesando el pinar por la trialera.
Y después, ya metidos en faena, nada, seguimos como si tal cosa hacia el Fariu, pero también por la zona más corta (y pindia), no “de paseo”, por 4 Jueces.
Ya en lo alto, nuevo reagrupamiento en el área recreativa para comernos unas barritas que corrieron por cuenta de Mani, que creo que nos premió por nuestros esfuerzos.


Fidel por fin supo quien había terminado con las existencias de barritas del Mercadona la semana pasada.
Y aquí, se me ocurrió el título de esta crónica.
Hicimos una ruta a toda caña hasta el Fariu, vía Mortirolo, para comer allí una barrita y volver a casa por el mismo camino de la ida a ritmo “alegre”.



Cualquiera que lea estas líneas, pensará que hicimos una ruta “absurda” (las rutas “absurdas”, fueron así bautizadas por Mani a aquellas en que nos tocaba portear las bicis entre el barro por zonas no ciclables), pero nada más lejos de la realidad.
 ¿Qué importa la ruta cuando vas con los Repechinos?.
Sea cual sea el camino elegido, siempre prevalece la alegría y el buen humor en todo el camino.
La verdad es que la ruta nos encantó, tanto por la compañía como por las sensaciones que quedaron en nuestras piernas, y es que ¿hay algo con lo que puedas disfrutar más, con la ropa puesta, que una ruta con los Repechinos?.  10 de cada 9 ciclistas contestan que no. ¿Te vas a perder nuestra próxima ruta?

Un saludo a todos y nos vemos en la caleya.                 WILLY

P.D. ¿Calcetines son ropa no Willy? Si la respuesta es afirmativa...... Soy consciente de que pierdes glamour, pero ganas tracción. Aunque sigo pensando como tu. No hay nada con lo que se pueda disfrutar más con la ropa puesta que nuestras salidas.

martes, 1 de abril de 2014

FIN DE SEMANA DE “DOBLETE”

I PARTE:     “RAPIDITOS, QUE TENGO QUE IR AL PRIMARK “ 

No, no penséis mal, no es que los Repechinos estuviéramos de fiesta el sábado y siguiéramos a la ruta dominguera, del tirón.
Es que algunos hicimos una ruta “sabadera” y otra “dominguera”.
En mi caso, como tenía un “vale” para una ruta bttera y me caducaba el día 11, pués había que gastarlo y ¿qué mejor que en una ruta repechinera?.
El sábado, con un día gris, pero con “posibilidades” de mejorar, nos reunimos en Pelayo, Trasmi, Piraguas, Israel y yo, con ganas de hacer una ruta tranquilita y disfrutar de las vistas y la montaña gijonesa.
Nuestro gozo en un pozo, en cuanto vimos aparecer al Sargento Playu. Su presencia, ya nos hizo replantearnos la ruta, como primer paso, y (como dice mi padre), apretarnos bien las “chirucas”, que en la ruta de hoy nos va hacer falta.
Pero como buenos Repechinos, pusimos cara de póker y una sonrisa de oreja a oreja fue lo único que se veía bajo nuestros cascos.
Como buenos anfitriones dejamos al Playu que nos “deleitara” con una de sus rutas, y os puedo asegurar que no dejó indiferente a nadie y mucho menos con frío en el cuerpo.
Enseguida, una sonrisa maliciosa apareció en su cara y nosotros tragamos saliva, previendo lo que nos esperaba.
El Tragamón, para calentar, un par de caleyas y prados, eso si, siempre hacia arriba, nos llevaron a Caldones, para abrir apetito.

El Falso Llano de La Bombilla, nos hizo empapar “la camiseta y endurecer el culo”.
Después, un respiro, a media montaña, hacia la Collada, nos las prometía muy felices, sobre todo gracias a que un camión tapaba otro de los falsos llanos habituales en la zona.
Pero el Playu, como buen “sabueso de caza”, como había perdido el “buen rastro de la subida”, nos hizo volver sobre nuestros pasos y coger el buen camino, que nos llevaría hasta el alto a Baldornón, eso si, no sin antes de haber pisoteado la rampa hormigonada , la ocalitera y haber eliminado algunas calorías y algunas grasas acumuladas en nuestros cuerpos.

Una vez arriba, rápidamente nos tiramos monte abajo por la trialera que nos llevaría a la pista principal. Estaba bastante rota, y fue tan cansado el descenso como el anterior ascenso.

Nuestro guía, intentó engañarnos, al tomar el camino que en teoría nos llevaría a casa, pero nosotros, perros viejos con un par de batallas en las trialeras, pusimos las orejas tiesas y dijimos:
“¡¡¡¡Peligro, peligro, se acerca una encerrona!!!”
Y no nos equivocamos ni un pelo. La subida hacia la Cabaña del Marqués, pero la “mas corta”, y hormigonada, nos esperaba.
Piraguas, andaba recuperándose de una gripe, y puedo asegurar que no le quedó ni un solo virus en el cuerpo, todos salieron haciendo surf en sus gotas de sudor.
Los demás, no nos quedábamos atrás en esfuerzo, y poco a poco, (con algún andariegu, eso si, debido al barro), llegamos a la zona alta pero en vez de crestear hasta la Cabaña del Marqués, giramos a la izquierda por una camino que casi tapaban las cotoyas de más de dos metros de altas.
Antes de empezar el descenso, esperamos a que unas motos y un quad subieran, y que pararan a decirnos que aquello estaba muy malo y que estábamos como cabras si nos metíamos por allí.

Entre seguir subiendo por una ruta dura, y bajar por una malísima, no nos lo pensamos, y nos tiramos monte abajo como jabalíes buscando nuestra charca de barro preferida.
Con más suerte de lo habitual, (y también debido a nuestra “gran técnica”), llegamos de nuevo a la pista principal sin dar con nuestros huesos en la tierra.
Una vez en terreno “asfaltado”, nada de relajarse, a seguir apretando, que nuestro guía, ¡¡¡¡TENIA QUE IR AL PRIMARK!!!
Tras llegar al cementerio, la ruta ya era toda favorable, pero el plato grande no lo quitábamos ni en los “ceda el paso”, y como siempre, ¡¡¡¡Globero el último!!!!
Bajamos por las canteras y enseguida la senda y el parque fluvial pusieron fin a nuestra ruta de hoy.

“Un poco cansados”, pero contentos por esta gran ruta, cerramos el día deportivamente hablando, con unas cervecitas, que nos hicieron “rehidratarnos” en pocos minutos.

Un saludo a todos y hasta la próxima                        WILLY

P.D. ¡Un poco de por favor, hombre!. Está bien que la crónica llegue el lunes a las once, pero podíais mandar alguna foto. Me tengo que exprimir la sesera y quemar el Photoshop para adecentar un poco el relato.....
Mañana más, que del domingo hay fotos.

miércoles, 26 de marzo de 2014

¡Otro plato, por favor!. ¡Y otro piñón!



La firma AbsoluteBLACK presenta para la temporada 2014 una novedosa gama de platos diseñados específicamente para convertir transmisiones de doble plato para bicicletas de montaña en transmisiones de un solo plato, sin necesidad de adaptadores ni herramientas especiales. Fabricados en Europea y mecanizados en aluminio de alta calidad, los nuevos platos de AbsoluteBLACK llegan mercado con dos versiones compatibles con Shimano y Sram. Peso ligero de entre 45 y 60 gramos y una buena variedad de medidas disponibles: 28, 30, 32, 34, 36 y 38 dientes.

Están fabricados en aluminio CNC y llegan al mercado con dos versiones diferentes. La primera de ellas es compatible con bielas de Shimano, SRAM, Truvativ, FSA y, en general, con todas aquellas bielas de estándar 64/104 BCD, y nos permite convertir una transmisión de (2x) velocidades a una transmisión de 1x9, 1x10 o 1x11 velocidades utilizando la misma araña de nuestra biela sin necesidad de adaptadores o herramientas especiales.


La segunda versión de los platos AbsoluteBLACK va dirigida específicamente a los usuarios de transmisiones monoplato SRAM XX1 y SRAM X01, permitiendo prescindir de los adaptadores y arañas originales de estas bielas para aligerar el conjunto de forma apreciable. Ambas versiones de platos de AbsoluteBLACK presentan un diseño especialmente estudiado para garantizar la perfecta retención de la cadena, gracias a un perfil de diente más estrecho que mantiene la cadena ajustada en todo momento.

También es inminente el lanzamiento de un nuevo piñón de 40 dientes para nuestro cassette trasero por parte de esta misma firma, destinado a ser el complemento perfecto de sus platos.
También con el mismo fin, convertir cualquier transmisión de 2x10  en una de 1x10 de alto rendimiento y a un precio razonable .

Muy similar a otras soluciones existentes en el mercado, el funcionamiento del nuevo piñón de AbsoluteBLACK se basa en los mismas principios mecánicos: sustituir uno de los piñones intermedios, o el más pequeño para hacer sitio al piñón más grande en la parte superior de la corona. 

La diferencia más apreciable es que AbsoluteBLACK utiliza dos dientes menos, ya que según la propia firma elimina la necesidad de ajustar la tensión del cambio trasero.
Además de este desarrollo menor, el nuevo piñón de AbsoluteBLACK combina un perfil de 40 dientes especialmente diseñado para favorecer un cambio nítido y rápido entre piñones, proporcionando diferentes zonas alternas en las secciones del piñón que optimizan el desplazamiento de la cadena hacia abajo, o hacia arriba.Este piñon llegará al mercado con un peso de 77 gramos y un precio todavía por especificar. 

Willy habrá leído con atención todo el texto y se estará preguntando si ese piñón de 40 se puede acoplar a los desarrollos de su "nenina". Aquí solo habla de 2X10 y de 1X10. Poner un 40 en desarrollos de 3X10 Pude sonar a sacrilegio. Lo dijo por aquello de enterrar definitivamente a San 36. De todas formas te prometo seguir investigando sobre el tema.
Saludos Turonman


domingo, 23 de marzo de 2014

Salir o no salir, esa es la cuestión

Actividad frenética a primera hora en el ciberespacio repechinero. Privados, grupos, más privados, etc. 

-Yo salgo hacia Pelayo. 
-Aquí ahora llueve fuerte.
-¿donde estas en Gijon?.
-Si
-Yo regreso al sobre.
 -Yo Rodillo en el trastero. 
Se podía leer de todo......

Ahora unos breves relatos de lo que paso:  
  • Repechinos autenticos

Con muchas dudas en lo meteorológico pero conscientes de los malos pronósticos para el resto de la semana y sabiendo que está muy bien eso de klandestinear pero el domingo es el día del Repechín, nos juntamos un pequeño grupo. Pedro Tx y Marcos desde Pelayo, un servidor desde La Guía y Janjun y Elías que venían por la senda fluvial. El día no se había decidido y en esos primeros momentos nos cayó algo de agua encima y hasta un breve chaparrón que nos obligó a ponernos a cubierto. 


Pasado éste continuamos por la senda fluvial en dirección a La Camocha y tomamos la subida hormigonada que nos planta en el barrio de la Sierra, perteneciente a la parroquia de Lavandera, seguimos por carretera en dirección a la Iglesia y pasando por delante del bar La Culebra empezamos la subida a Fano y de ahí a coger la pista donde estaba el monolito a los bomberos. Transitamos agrupados y sin paradas y a partir de aquí Janjun se hace cargo de la ruta. 
Pasamos al concejo de Siero dejándonos caer en la bajada hacia la derecha cruzando la AS-248 en dirección a Careses y después cerrando el círculo hacia la izquierda por la Collada de atrás y la falda del Fario, ya en la zona de Baldornón. Subimos hasta la pequeña área recreativa que hay camino del Fario y ya en dirección a Gijón subimos por la Granja y pasando por detrás del observatorio hasta el cruce de Deva, que atravesamos de frente en dirección al Curbiellu. En el Curbiellu, Pedro Tx y Marcos toman la bajada a Gijón y Janjun, Elías y yo seguimos de frente para dejarnos caer después por el Camino de la Cabañona a San Miguel de Arroes y de ahí a La Olla. Descenso por la trialera del camping y por la senda hasta casa para esta minivuelta al concejo que se nos fue por encima de los cuarenta kilómetros, rodando siempre muy constantes. Ah! del agua ni me acordaba, ni una gota salvo las que nos cayeron en los primeros veinte minutos. Hay que salir siempre, siempre.
  • El dúo del Gomeru.

Linux y el Sargento se embarcaron en una salida cuyo objetivo fundamental era el de adiestrar a Linux en el uso del citado "arma". También ir completando su entrenamiento para afrontar con éxito el soplao, (¡inocente!).

La ruta según tengo entendido trascurrió por Deva el Curbiellu y la zona de la Ñora. Parece que no lo hicieron del todo mal.


  • Dúo del rodillo.


Algunos como un servidor y Willy decidimos darle duro al rodillo para no mojarnos en exceso, cosa que finalmente no sucedió.

Yo puedo deciros que pedalee durante hora y media y que subí a casa totalmente empapado, seguro que mucho mas mojado que mis compañeros de crónica.
Willy, según tengo entendido, también le dio al rodillo. Pero no termino empapado ni mucho menos.

Pongo la única imagen que mi espía me hace llegar, pero del resultado final del entreno no puedo decir nada más.


Tengo noticias que Jandrín se dedico a iniciar a su heredera en esto de la bici. También hay informaciones que señalan que el final de ruta en esta ocasión fue un poco mas light que los finales de ruta a los que nos tiene acostumbrados.


Saludos Turonman. 

viernes, 21 de marzo de 2014

Shark, la evolución necesaria del sillín

El sillín es uno de los tres puntos de apoyo del ciclista en la bicicleta y, si va correctamente posicionado, soportará el 60% de su masa y tendrá la misión de ser el punto desde el que las piernas ejercerán su empuje para transmitir la fuerza a los pedales.

El ciclista se va a sujetar en el sillín apoyando sus dos isquiones, estabilizando así la cadera y permitiendo que ambas piernas realicen un trabajo igual de reparto de energía. Se logra así un baricentro perfecto, tanto en colocación del apoyo en izquierda y derecha como adelante y detrás.


El sillín es, por tanto, un elemento trascendental en el conjunto mecánico; pero también lo es en el elemento bio, ya que un mal apoyo generará problemas al ciclista: sobrecarga perineal, rodillas doloridas, piernas que trabajan más que otras,…. La industria de la bici ha resuelto las molestias que este mal apoyo genera de muy diversas formas: asientos más acolchados, más anchos, con canal antiprostático,…

Ninguna de estas soluciones dan respuesta satisfactoria al origen de los males: el ciclista se apoya mal por distintas causas: rotaciones de cadera, dismetrías, técnicas de pedaleo ineficientes,… Bien es cierto que un determinado sillín puede ser una solución para un determinado ciclista, pero simplemente por azar, no porque el asiento favorezca ese mejor apoyo ni aporte información al usuario sobre cómo sentarse correctamente.
Con la idea de ir al epicentro de los problemas y así poder corregirlos de raíz nace el sillín Shark. Ideado por la empresa biomecánica Custom4.us y desarrollado por la española Essax, el Shark es el avance tecnológico más importante de las últimas décadas en materia de sillines. Lo que hace reconocible y totalmente distinto a los demás es su aleta, que le otorga esa figura de escualo que le da su nombre.



¿Cómo se apoya un ciclista en el sillín?
Cuando nos sentamos tenemos dos puntos de apoyos básicos y uno secundario. Los básicos son los isquiones y el secundario el periné. Si uno de los dos fundamentales falla el secundario tiene que soportar más presión de la debida, produciéndose así esa sobrecarga tan conocida por los ciclistas que pasan muchas horas mal posicionados.
¿Para qué sirve la aleta?

Es la clave de este conjunto biomecánico. Su posicionamiento indica al ciclista cómo colocar sus isquiones para que estén perfectamente apoyados en el sillín. Interactúa con el usuario dándole información de cómo debe ir sentado. En los cientos de estudios biomecánicas reales realizados para el desarrollo de este producto, la evidencia nos decía que la inmensa mayoría de los ciclistas tenían la percepción sensorial de ir bien colocados en sus asientos cuando la realidad demostraba que estaban girados o solo apoyaban uno de los dos isquiones.


¿Y no molesta?
La aleta a simple vista parece un elemento agresivo que por fuerza nos tiene que hacer daño pedaleando. Pero no es así; si el sujeto va bien sentado la aleta es imperceptible. Es cuando la sentimos cuando sabemos que no vamos bien sentados, que nos hemos desplazado de nuestro punto de apoyo óptimo. Ese es su valor kinestésico

¿Está homologado?

Los prototipos del Shark están en manos de la comisión técnica de la UCI, que en breve otorgará su veredicto sobre su uso en competición. Lo que en principio estaba destinado a ser una solución terapéutica a las molestias de miles de ciclistas se ha convertido en un elemento que puede permitir un mayor rendimiento físico, y no porque haya un nuevo punto de apoyo en la bici, que no lo hay, sino porque al dar estabilidad a la cadera, la transmisión de fuerza a los pedales es mucho más eficiente logrando por tanto un mayor rendimiento.
Información sacada de custon4.us